Todos los derechos reservados / Ranchos de Chihuahua S.A. de C.V. / LasQuinientas.com / quinientasjuarez@gmail.com

Director General

Lic. Jorge A. Martínez Quezada

Del Atlante a Roma, una carrera de película

Jorge Antonio Guerrero tenía 20 años y un posible futuro como futbolista con el Atlante UTN, pero un día decidió tomar el camino de la actuación
Excelsior

Ahí estaba Jorge Antonio Guerrero, antagonista en la película Roma, sentado a sus 20 años en las gradas del estadio Neza 86. Tenía el Fausto de Goethe en las manos, y decidía entre quedarse en el futbol o elegir la actuación."


"Tenía 20 años cuando todavía había una chance de intentarlo en Primera A. Estaba en el Neza 86, con el Atlante UTN, el equipo de la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl. Ahí me fui a probar un rato, me recibieron muy bien, estuve entrenando, pero ya tenía otras ideas”, recuerda Antonio Guerrero, el actor mexicano que ha participado en dos largometrajes, uno de ellos Roma.


"No recuerdo qué pasó antes o después, pero hubo un momento en las gradas del estadio Neza 86 en donde pensé: Di por dónde wey, decide ahorita qué quieres hacer. Era el momento de elegir. Estaba leyendo a Fausto. Recuerdo que ese libro me abrió el camino a un proceso mortuorio de mi familia, de mi padre, era un libro que me estaba marcando. Es complejo explicarlo, porque fue un proceso intuitivo, tomé las señales que encontré a través de la literatura y dije ‘ya está’, tomé una decisión. Sabía que le podía echar muchas ganas y que por lo menos de banca me pude haber quedado, pero les di las gracias, me salí del estadio”, cuenta el actor al que le han negado en tres ocasiones la visa para entrar a los Estados Unidos.

"Al final sigo jugando futbol en mi cabeza, sigo haciendo lo que me gusta, pero cambié de cancha.” / Fotos: Daniel Betanzos


Jorge Antonio Guerrero es actor. Fue el Soldado Tello en la serie de Luis Miguel, es Fermín en el film de Alfonso Cuarón y será uno de los personajes en la próxima serie que narrará la historia de Colosio.


Antes de estar frente a las cámaras, se ilusionaba con la alfombra verde, con ser el Gusano Nápoles, se lampareaba con los pases de Antonio Mohamed o la velocidad de el Pony Ruiz. Quería la playera de las Chivas, corría por la banda izquierda, su sueño era ser futbolista.