ONU vs. COVID 19

Nueve acciones con las que buscan marcar la diferencia a nivel mundial.


En este momento, la pandemia de coronavirus afecta al mundo entero. Los equipos de las Naciones Unidas que cubren 162 países y territorios están intensificando sus esfuerzos y trabajando las 24 horas con Gobiernos y socios para prevenir y responder al COVID-19.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud continúa movilizándose en múltiples frentes para contener el virus, una amplia gama de otras agencias de la ONU está trabajando con los Gobiernos, el sector privado y las comunidades para apoyar las necesidades de salud, de educación, sociales y humanitarias, especialmente en países en desarrollo.

Estas son nueve formas en que nuestros equipos de la ONU están trabajando para abordar lo que el Secretario General, Antonio Guterres, describe como la mayor crisis global desde la Segunda Guerra Mundial.

1. Asociándose y colaborando contra el coronavirus

Un trabajador de la limpieza en las calles de Buenos Aires, Argentina, durante la pandemia del coronavirus COVID-19ONU/Argentina

Un trabajador de la limpieza en las calles de Buenos Aires, Argentina, durante la pandemia del coronavirus COVID-19

Para responder a esta compleja pandemia global, los Gobiernos se están asociando con las Naciones Unidas para salvar vidas, proteger los medios de subsistencia y minimizar los posibles impactos sociales y económicos. La Organización Internacional del Trabajo predice que se podrían perder hasta 25 millones de empleos.

En los pequeños estados insulares en desarrollo, la ONU está colaborando con los Gobiernos y todas las sociedades para una respuesta coordinada.

En Argentina, el equipo se centra en la salud, la protección infantil, la prevención de la violencia de género y el suministro de alimentos. "Esta respuesta hace evidente que estamos uniendo las demandas inmediatas de salud y humanitarias con la necesidad de impulsar la recuperación temprana y colocar a los países nuevamente en su camino hacia el desarrollo sostenible", dijo Roberto Valent, coordinador residente de la ONU en ese país.

Dirigido por la Organización Panamericana de la Salud, el equipo brinda orientación y apoyo sobre medidas de vigilancia, diagnóstico de laboratorio, control de infecciones, preparación del sistema de salud y medidas de distanciamiento social y comunicación de riesgos.

2. Abordando el impacto social y económico para una recuperación rápida

El Fondo Monetario Internacional suma fuerzas con la Organización Mundial de la Salud para hacer frente a las crisis sanitaria y económica provocadas por el COVID-19FMI

El Fondo Monetario Internacional suma fuerzas con la Organización Mundial de la Salud para hacer frente a las crisis sanitaria y económica provocadas por el COVID-19

La pandemia está atacando a las sociedades desde su núcleo. Después de reevaluar la perspectiva de crecimiento para 2020 y 2021, el Fondo Monetario Internacional declaró que hemos entrado en una recesión, potencialmente peor que la de 2009.

Para apoyar los esfuerzos de recuperación económica, la ONU está estableciendo un nuevo Fondo Fiduciario de múltiples socios para la Respuesta y Recuperación de COVID19 para contribuir a los esfuerzos de emergencia y recuperación en países de ingresos bajos y medianos.

Según el informe de Secretario General sobre la recuperación socioeconómica, los coordinadores residentes de la ONU que lideran los equipos de la Organización en todo el mundo son los impulsores de la respuesta sobre el terreno.

El sistema de la ONU en Nigeria ha movilizado dos millones de dólares para obtener suministros médicos esenciales y apoyar la respuesta del Gobierno al COVID-19. Esto apoyará el Fondo de Respuesta del país contra la enfermedad, que ayudará a coordinar asociaciones y movilizar recursos.

En Perú, la Organización Panamericana de la Salud junto a otras agencias se han asociado con el gobierno para ayudar al sistema de salud afectado; proteger los derechos de los trabajadores; apoyar los esfuerzos de comunicación; trabajar con migrantes y refugiados y garantizar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

3. Manteniéndose por delante de la curva

El servicio de emergencias de Francia está al frente de la crisis del coronavirus. Centre hospitalier d’Argenteuil.

El servicio de emergencias de Francia está al frente de la crisis del coronavirus.

En varios países, incluso antes de que se confirmaran los casos de COVID-19, los equipos de la ONU estaban trabajando proactivamente con los Ministerios de Salud y otros socios en preparación para la pandemia.

Antes de que se confirmaran casos en Malawi, la Organización Mundial de la Salud y el coordinador residente ya estaban trabajando juntos en el plan de preparación y respuesta. Juntos, están ayudando a desarrollar capacidades de pruebas de laboratorio, reclutar expertos en salud pública e involucrar a empresarios locales para producir los suministros necesarios.

Además, el Programa Mundial de Alimentos , el Fondo de la ONU para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud están apoyando con la cadena de suministro y la logística y la reparación de agua y saneamiento. La ONU y el Gobierno también están impulsando los esfuerzos económicos a través de transferencias temporales de efectivo y programas nacionales de identificación.

En Zambia, a solicitud del Gobierno, el equipo de la ONU está ayudando a capacitar a los trabajadores de la salud para que atiendan a pacientes con COVID-19, así como a ellos mismos. Además, el coordinador residente local y la OMS están trabajando en la movilización de recursos y reubicando fondos previos para obtener suministros críticos para la respuesta del país.

4. Apoyando las estrategias de comunicación de los Gobiernos

Una pareja en Wuhan, China, disfruta del sol después de que se levantaron las medidas de confinamiento. Wang Zheng

Una pareja en Wuhan, China, disfruta del sol después de que se levantaron las medidas de confinamiento.

"La lucha contra COVID-19 es en gran medida una batalla de comunicación: cambiar hábitos, lavarse las manos, quedarse en casa, mantener el distanciamiento social, ser amable, mantener la calma y estar conectado", asegura Siddharth Chatterjee, coordinador residente de la ONU en Kenia.

A pedido del Gobierno, el equipo de la ONU ha desplegado expertos en comunicaciones en diferentes entidades gubernamentales para apoyar su comunicación de crisis.

En China, el equipo de la ONU ayuda los esfuerzos nacionales y locales para compartir información sobre COVID-19 a través de medios fuera de línea y en línea, incluidos videos en redes sociales que han alcanzado más de mil millones de visitas. El equipo también está encontrando formas innovadoras de apoyar la respuesta a través de inteligencia artificial, teléfonos móviles y drones.

En Uzbekistán, las Naciones Unidas y sus agencias capacitaron a más de 30 profesionales de la comunicación del Gobierno y otros sectores de comunicaciones de riesgo. La capacitación acompaña una campaña respaldada por la ONU con el Gobierno para hacer que el material esté más disponible en todo el país en línea en uzbeko y ruso.

5. Involucrando al sector privado

Una compañía de armenia produce mascarillas para protegerse del contagio de coronavirus COVID-19.UNIDO

Una compañía de armenia produce mascarillas para protegerse del contagio de coronavirus COVID-19.

La ONU está estableciendo nuevas fuentes de apoyo al asociarse con el sector privado en todo el mundo aportando con los esfuerzos de ayuda.

En Brasil, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, una iniciativa que involucra a las empresas en la respuesta del COVID-19, recopila información sobre los esfuerzos realizados por las compañías nacionales. El objetivo es mapear y ayudar a abordar los derechos y la seguridad de los trabajadores.

En ese país, una de las compañías de bebidas alcohólicas más grandes ha cambiado su producción para generar medio millón de botellas de desinfectante.

En Nigeria, una compañía de contenedores, APM Terminals Nigeria, ha contribuido con 200.000 dólares al fondo de la ONU para ayudar a movilizar recursos para impulsar los esfuerzos de respuesta del Gobierno. Esta financiación, en conjunto con otros fondos que moviliza la ONU, busca garantizar el acceso al equipo de salud esencial necesario para pruebas médicas, instalaciones de cuarentena y servicios de salud.